TMR, Terapia de movimiento ritmico

 

 INTEGRACIÓN  DE  REFLEJOS PRIMITIVOS

La TMR, Terapia de Movimiento Rítmico,  son movimientos basados en los movimientos naturales del  bebé y en el desarrollo motor del niño.

La TMR produce una estimulación de las redes nerviosas del cerebelo, de los ganglios basales y del neocortéx para que se desarrollen. Gracias a esta estimulación conseguimos la maduración e integración de los reflejos primitivos. Es decir, la TMR tiene como objetivo la completa integración de los reflejos primitivos cuando no se ha conseguido de una manera espontánea.

 

 

Esta terapia consiste en una serie de movimientos físicos muy sencillos que deben de hacerse repetitivamente, unos pocos minutos al día y a lo largo de unos meses, dependiendo del caso. Estos ejercicios deben de hacerse de una forma precisa, suave y rítmica.

Para establecer un programa de estimulación se necesita hacer una valoración previa y plantear un programa de ejercicios personalizados, además de realizar supervisiones mensuales.