Terapia Visual

 

 

El sistema visual del ser humano es casi perfecto para su correcto funcionamiento desde que nacemos, sin embargo, es necesario la estimulación para su correcto desarrollo. Es preciso dotar de experiencias al cerebro para que sea éste el que “aprenda a ver”.

A medida que el bebé se desarrolla y comienza a moverse, conoce dónde se encuentra, dónde están las partes de su cuerpo y se relaciona con los objetos que lo rodean, comienza su desarrollo visual.

La Terapia Visual es el tratamiento programado e individual de ejercicios y aprendizaje visual orientado a mejorar las habilidades visuales disminuidas y potenciar el rendimiento. Con estos ejercicios proporcionamos al paciente las experiencias para su desarrollo visual y se le “enseña a ver” de una forma eficiente.

 

           

 

La Terapia Visual va a eliminar el problema desde el origen, ya que las experiencias que proporcionan los ejercicios que se programan actúan a nivel neurológico, crean nuevas conexiones neuronales y las fortalecen. De esta manera los efectos se consolidan y conseguimos eliminar o disminuir los síntomas del paciente. Otra característica importante de la Terapia Visual es que no existe edad límite para poder someterse a un programa de terapia.

La Terapia Visual es muy eficaz y puede tratar:

·         Estrabismos

·         Ambliopías (“ojo vago”)

·         Problemas de aprendizaje

·         Problemas en los movimientos oculares

·         Problemas de coordinación entre ambos ojos

·         Problemas de enfoque

·         Problemas binoculares

·         Visión doble (diplopia)

                  ·         Problemas originados por un daño cerebral