Reflejos primitivos

 

Los Reflejos Primitivos son movimientos automáticos e involuntarios controlados desde el troncoencéfalo. Estos reflejos están presentes en el feto y en los primeros años de vida, se encargan de la actividad motora ayudando a una adaptación más rápida del entorno y permiten que nos desenvolvamos en el.

Los Reflejos Primitivos deben desaparecer o evolucionar hacia reflejos posturales para que el niño tenga control sobre sus acciones voluntarias. Si persisten indican una inmadurez en el desarrollo neurológico del niño. Cuando esto ocurre y los reflejos no son integrados, impiden un buen desarrollo motor, afectan a la percepción sensorial, influyen sobre el desarrollo del sistema visual y también a nivel emocional.

 

En Visiona evaluamos los Reflejos Primitivos para detectar los que no han sido integrados y relacionarlos con la sintomatología que encontramos, programando un programa de TMR, Terapia de Movimiento Rítmico, para ayudar a integrar aquellos reflejos que permanecen activos.

Algunos síntomas y signos que podemos observar cuando aún permanecen activos los reflejos son:

·         Problemas de equilibrio

·         Hiperactividad; niños que no pueden estarse quietos

·         Torpeza motora

·         Malas posturas

·         Dificultad para la lectura y/o escritura; niños con mala letra, lentos,…

·         Hipersensibilidad  a la luz y a los sonidos

·         No controlan los esfínteres