Lentes de contacto

 

 

Hablamos de las lentes de contacto para referirnos a las lentes que van colocadas directamente en el ojo para compensar defectos como miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

El uso de  lentes de contacto no es sólo una opción estética si no que ofrece multitud de ventajas visuales en comparación con otros métodos de compensación como las gafas.

Estos beneficios son: una mayor calidad visual sobre todo en defectos refractivos elevados, mayor campo visual, aumento de la visión periférica (muy importante cuando tratamos ambliopías y estrabismos),  mejor compensación cuando existe una gran diferencia de graduación entre un ojo y otro, y por último no debemos de olvidar que son una solución perfecta para actividades en las que la gafa nos limita, como actividades deportivas.

 

Existen multitud de tipos y diseños además de diferentes materiales, la clave está en realizar un examen individualizado para determinar que lente de contacto es  la apropiada para cada paciente.

Tipos de lentes de contacto:

·      Lentes Hidrofílicas, las conocemos como ‘blandas’

·      Lentes Rígidas Permeables a los Gases, son las ‘semirrígidas’

·      Lentes de Ortoqueratología  u   Orto-K,  para corregir tu graduación mientras duermes.

·      Lentes para la compensación de Irregularidades Corneales, como Queratoconos

·      Lentes Post-Cirugía

 

No existe una edad a partir de la cual esté indicado el uso de lentes de contacto, pueden usarse desde una edad muy temprana. En Visiona  realizamos un examen completo y específico para ofrecer la mayor solución a nuestro paciente, informándole de la lente más adecuada y supervisándolo en sus controles periódicos.